Barack obama

Sí, y efectivamente se pudo y Barack Obama será el primer Presidente negro de los EE.UU. Un cambio que va mucho más allá de un simple cambio de Presidente en la Casa Blanca.


“Yes, we can” ha sido el lema de campaña del Senador Obama, un grito de guerra que ha ilusionado a todo un país y, por extensión, al Mundo entero en un momento en el que la crisis financiera golpea con dureza a todo el Planeta. Al mismo tiempo, con la victoria de Obama se rompe con uno de los mitos más manidos con respecto a la política estadounidense: “un negro nunca podrá ser Presidente de los EE.UU.”
Efectivamente, Obama supone una nueva esperanza para EE.UU. y para el resto del Mundo, supone también la caída de muchos mitos sobre este inmenso país y nos sitúa en un nuevo escenario que ilusiona a propios y extraños.
Obama ha demostrado que el cambio es posible, más allá de prejuicios y tópicos; Obama ha transformado el “Yes we can” (”Sí, podemos”) en “Yes we did” (”Sí, lo hicimos”); Obama ha podido cambiar la Historia de este gran país que es EE.UU.
Un viaje al gigante americano desvela al viajero las razones por las cuales EE.UU. es esa gran potencia mundial. Un viaje a los EE.UU. desvela al viajero los secretos de este puzzle multiétnico y cultural, verdadero motor que ha convertido a la mayor democracia del Mundo en el punto de referencia y modelo de cualquier sociedad moderna y que ha sido, precisamente, el que ha hecho posible la victoria de Obama, una victoria que se inscribe en la Historia.
EE.UU. es un gran país, querido por muchos pero también odiado por otros tantos, objeto de innumerables prejuicios de quienes desconocen el valor de su gente, de la infinidad de culturas que componen su día a día y que lo han convertido en lo que es, dando un ejemplo en esta ocasión de que los mitos y los prejuicios se pueden derribar. Otro tópico antiamericano ha caído.
Obama ha hecho posible con su victoria un cambio que trasciende lo político y lo económico, un cambio que hace justicia con este gran país de pioneros y emprendedores en el que todo es posible. Efectivamente, el “sueño americano” es posible.
on el 52% de los votos, Obama ha arrastrado la ilusión por el cambio, la ilusión por seguir reforzando los sólidos cimientos de la mayor democracia del Mundo, dando con ello una nueva lección a los recién llegados a esto de la democracia y que pretenden dar, precisamente, lecciones democráticas a este gran país lleno de valores que arrancaron con la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de 1776, más de 200 años de democracia.
Obama nos ha vuelto a demostrar con su victoria que EE.UU. es un país diferente, un país que rompe moldes, un país en el que todo puede ocurrir y en lo que nada puede sorprender. EE.UU. es un país en el que nada está escrito, un país que no está nunca encorsetado por viejos moldes, modelos y prejuicios, un país en el que los tópicos están fuera de lugar.
Desde ViajeAhorro.com nos congratulamos por la victoria de Obama, de la misma forma que ha hecho su contrincante John McCain, algo que extraña en la Vieja Europa pero que es lo común en los procesos electorales estadounidenses, donde el perdedor inmediatamente felicita al ganador y habla de “Mi Presidente”, consolidando así, elección tras elección, la democracia más antigua del Mundo en la que todo es posible y en la que el cambio ha vuelto a ser posible.

Series ambientadas en la Casa Blanca y la política de EE.UU.

Tras unos años de sequía, en los últimos tiempos, han vuelto a copar nuestras pantallas las series ambientadas en la Casa Blanca. Pero, ¿son solo un relato fiel de la política estadounidense? ¿Podemos usarlas para comprender mejor el sistema político de Estados Unidos?

En ocasiones, es difícil para los ciudadanos de fuera de Estados Unidos entender su sistema político; ya que las similitudes con otros sistemas europeos o latinoamericanos son casi inexistentes. Pero no tampoco debemos creernos a pies juntillas todo lo que vemos en las series ambientadas en la Casa Blanca. Para poder orientarnos un poco, hoy os traigo un pequeño análisis de estas series y sus puntos fuertes y débiles.

El ala oeste de la Casa Blanca

Es la más antigua de las series ambientadas en la Casa Blanca que merece la pena analizar. El ala oeste de la Casa Blanca, creada por Aaron Sorkin duró 7 temporadas y se despidió de sus espectadores en 2006. Está considerada por crítica y expertos como una de las mejores series políticas de la historia.

La serie se basa en una época de administración demócrata, bajo el mandato de Josiah Bartlet (Martin Sheen). Aunque todos los personajes son ficticios, no cuesta trabajo establecer correspondencias con la presidencia de Bill Clinton. Sorkin nos introduce en la realidad del Despacho Oval y su ocupante, así como su gran equipo de asesores y consejeros.

Su principal punto fuerte es mostrar, siempre desde un punto de vista amable, el día a día del Presidente de los Estados Unidos: su relación con los miembros de su equipo, la toma de decisiones, cómo se afronta una campaña electoral; e incluso el funcionamiento de instituciones tan emblemáticas como el Tribunal Supremo.

House of cards

Esta serie, dirigida por David Fincher, ha cosechado multitud de premios y el aplauso unánime de la crítica y del público. Actualmente los fans de la serie se encuentran a la espera de la cuarta temporada, que ha levantado mucha expectación.

La visión de House of Cards, es completamente opuesta la del ala oeste de la Casa Blanca. En lugar de mostrar un equipo unido en torno a su Presidente y dispuesto a luchar contra todo por defender a su país; nos encontramos con una pareja protagonista llena de ambición y sed de poder. Los Underwood consideran legítimo cualquier medio, ya sea legal o ilegal, para conseguir sus propósitos, que no son otros que acumular más y más poder; y alimentar su codicia.

House of cards nos relata la política estadounidense como un nido de intereses particulares, filtraciones y traiciones al servicio de los más astutos o los que demuestren tener menos escrúpulos.

Nos da una visión bastante acertada de la relación de los políticos con la prensa y cómo unos y otros se utilizan con filtraciones interesadas para conseguir sus propósitos. También cobra importancia, una figura poco común en otros sistemas políticos, como la del vicepresidente y su elección.

Scandal

Scandal es otra de las series ambientadas en la Casa Blanca que se encuentra en emisión actualmente. Esta ficción, creada por Shonda Rhimes, está inspirada en la figura de Judy Smith. Smith es una abogada estadounidense que fue subdirectora de comunicación del primer presidente Bush y actualmente está especializada en gestión de crisis, como el caso Lewinsky o la acusación de acoso sexual al jugador de la NBA Kobe Bryant.

La propia Judy Smith ejerce de productora ejecutiva de la serie, por lo que su principal punto fuerte es mostrarnos la gestión de las situaciones de crisis: cómo tomar el mando y enfrentarse a ellas intentando minimizar los daños para los famosos clientes que contratan los servicios de la abogada Olivia Pope.

Como en toda ficción se tiende a la exageración, pero encontramos un episodio muy interesante en relación a la manipulación de unas máquinas de voto en las elecciones presidenciales, algo de lo que en realidad se acusó a la administración de George Bush Jr.

Political Animals

En este caso, hablamos de una miniserie, de solo 6 capítulos, creada por Greg Berlanti. En ella se retrata la vida de la Secretaria de Estado de Estados Unidos, interpretada por Sigourney Weaver. La mayoría de interpretaciones hablan de que el personaje principal podría estar basado en Hillary Clinton.

De Political Animals podemos extraer como conclusión la importancia de la familia de los políticos en la vida social y política de Estados Unidos. Un papel preponderante que en el resto de países no se les suele otorgar y que en muchas ocasiones llama la atención y es algo difícil de comprender.

Otras series ambientadas en la Casa Blanca

Las series políticas, y sobre todo las series ambientadas en la Casa Blanca están en auge en los últimos años. Y aunque en mi opinión las fundamentales son las cuatro anteriores, también podemos encontrar otras ficciones interesantes como Veep, Jack & Bobby o Señora Presidenta.

Por otro lado, si te gustan las series políticas, aunque no estén basadas en Estados Unidos, no puedes dejar de ver Borgen. O busca entre el inmenso catálogo de servicios como Canal Plus, Vodafone Televisión u Orange Televisión.

Espero que este post sobre series ambientadas en la Casa Blanca te haya resultado interesante.